facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

El precio mínimo del Café ha sido siempre alto

Procesos / Envases Latinoamérica

American Economic Association ha publicado un analisis del comercio justo aplicado al precio del Café y la distribución de los beneficios. El Comercio Justo tiene como misión transformar el entorno económico y social para construir un mundo más justo y sostenible.

También, el comercio justo es una alternativa de comercio promovida por varias organizaciones no gubernamentales, por la Organización de las Naciones Unidas y por movimientos sociales y políticos (como el pacifismo y el ecologismo) que promueven una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores.

Se logra desarrollando iniciativas de Comercio Justo, Economía Solidaria y Consumo Responsable, tanto en el ámbito local como Internacional. Todas las acciones de la organización se fundamentan en principios de igualdad, participación y solidaridad.

CAFÉ DE COMERCIO JUSTO

El café es un negocio millonario y sigue siendo uno de los productos agrícolas con más valor en el comercio mundial. Paradójicamente, para la mayoría de los 23 millones de productores de café, su cultivo supone mucho trabajo y pocos beneficios económicos.

En el café el comercio justo es una taza medio llena, según Raluca Dragusanu, Daniele Giovannucci, y Nathan Nunn en "La Economía del Comercio Justo".

Los autores apenas mencionan las tasas impuestas a los productores del café de comercio justo y la organización que verifica y certifica los productos de comercio justo. Al no explicar los honorarios, los autores pueden dejar a los lectores una impresión equivocada.

Elliott (2012) resume muy bien la última estructura de las comisiones. Para las cooperativas de productores pobres, la cuota inicial de la aplicación es de € 525, y los honorarios para la primera inspección varían de € 1.430 a € 3.470 dependiendo del tamaño de la cooperativa. Mientras que las certificaciones son buenas por tres años, las tasas anuales van desde € 1.170 a € 2.770 e incluyen la vigilancia provisional de las prácticas de los productores.

En resumen, Fairtrade International exige a los agricultores en los países de bajos ingresos pagar miles de dólares con el fin de participar en una red para ofrecer un alivio a la pobreza de algunos productores, así como la protección de los compradores de café monopsonista locales supuestamente despiadados, llamados coyotes. La existencia de estos enormes costos a los productores arroja algunas dudas sobre las conclusiones.

Como reconocen los autores, sólo una pequeña fracción del café cultivado por productores de comercio justo es capaz de venderlo como café de comercio justo, pero también debe quedar claro que unirse a la red de comercio justo no garantiza un comprador interesado.

Como Fridell (2007) señala, los recién llegados a la producción de comercio justo son los menos propensos a beneficiarse porque no pueden competir en igualdad de condiciones con las cooperativas establecidas en un mercado ya saturado.

El comercio justo también parece exacerbar la desigualdad de ciertas maneras. Desde el 2007, el precio mínimos garantizado por Fairtrade International rara vez ha sido la unión: los precios del café han sido altos, por lo que todo el comercio de cultivadores de café justo no han estado recibiendo el precio del mercado para sus cultivos. En este caso, el principal beneficio es para los productores de comercio justo.

Valkila (2014) señala que si los precios en picada como lo hicieron durante la década de 1990, los productores de comercio justo se beneficiarían más con la garantía del precio mínimo ya que son los más preparados para suministrar cantidades de café de alta calidad a la red. Según Valkila, estos productores son propietarios de grandes extensiones de tierras y lo más probable es que cultivan café en lugares donde el nivel de vida ya es relativamente alta. Por ejemplo, según la Fundación en el período 2009-2010, Perú suministra el 25 por ciento de todo el café de comercio justo, mientras que Tanzania fue el décimo más grande proveedor de café, suministrando sólo el 4 por ciento del total.

Los productores de café en el Perú son los mejores posicionados para beneficiarse del comercio justo. Pero en el período 2009-2010, Perú tenía un PIB per cápita de alrededor de US $ 4.500 (en dólares corrientes, datos del Banco Mundial), mientras que Tanzania tenía un PIB per cápita de poco más de $ 500.

El comercio justo también tiene alguna otra poca literatura distributiva que sugiere que los beneficios del comercio justo del café se acumulan principalmente a los de la cadena de suministro que ya están acomodados para los estándares mundiales.

Valkila, Haaparanta y Niemi (2010) evalúan la distribución de los beneficios del comercio justo entre naciones productoras y consumidoras. El café cultivado en Nicaragua y el que se consume en Finlandia, descubre que una mayor fracción del precio de venta del café marcado con el comercio justo permanece en el país al consumidor en relación con el caso del café convencional comercializado.

Uno puede debatir la medida en que los productores de café en los países de bajos ingresos tienen ingresos que se enriquecen a través del comercio justo, pero hay pocas dudas de que los comerciantes y tostadores se benefician inmensamente.

En el cierre del documento, los autores afirman que aunque el comercio justo no es muy eficaz, no obstante, constituye una mejora con respecto a los esfuerzos de ayuda directa ya que los esfuerzos de ayuda directa están sujetos a un mal uso por los dictadores y burócratas corruptos. Sin embargo, la conclusión del comercio justo es que triunfa sobre las ayudas directas debido a las mejoras logradas en la vida de los pobres. Cuando los pobres de todo el mundo aumentan sus ingresos de manera duradera, por lo general se debe a que estas personas son capaces de acumular capital físico y humano superior. Una amplia gama de bajo costo y las inversiones simples de capital humano en la nutrición, en habilidades del lenguaje y matemáticas básicas pueden alterar la situación de los que permanecen en la pobreza extrema a nivel mundial.

Los consumidores de café no deben perder su dinero comprando café caro que enriquece principalmente a importadores, tostadores, minoristas y burócratas en el comercio justo corto.

Se suguiere que los pobres del mundo logran mayores ganancias y más ganancias duraderas cuando compramos el café que más nos gusta y se ajusta a nuestro presupuesto.

Por Victor V. Claar Henderson State University Arkadelphia, Arkansas Colleen E. Haight San Jose State University San Jose, California

Edición y traduccion por Food News Latam.com

z FNL Trademark 2015 newLACINGBEB

z PAN z PAC z INO

Nuevos Productos

baker perkins logo

|