facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Tres puntos que preocupan a los fabricantes de galletas

¿Automatizar o no automatizar? Según la base de datos de inteligencia de Canadean sobre las perspectivas del mercado de las galletas, China es el principal mercado en volumen de galletas dulces y saladas planas, con una previsión de desarrollo de mercado del 63 % entre 2014 y 2018; le sigue la India, donde se prevé un crecimiento de más del 103 %.

Latinoamérica, Europa Accidental, el Sudeste Asiático, Norteamérica, Oriente Medio y África también ofrecen altos índices de crecimiento de entre el 30 y el 66 %.

flexible packagingEs difícil satisfacer una demanda de mercado que crece con tanta rapidez sin líneas de producción total o parcialmente automatizadas, sobre todo en los mercados en desarrollo en los que los procesos manuales siguen estando tan presentes. Los fabricantes de alimentos se hacen eco de esta afirmación y se refieren a las inversiones en tecnología como a la primera causa del considerable aumento de los costes (el 44 %) que se producirá hasta el 2021 , seguida por las inversiones en innovación para introducir nuevos tipos de envasado (el 43 %) y el cumplimiento de los cambios legislativos (el 33 %). Al mismo tiempo, el 29 % de los encuestados esperan beneficiarse de la inversión en equipos de fabricación en los próximos cinco años.
Se perciben muchos retos relativos a la automatización. Cuando se plantea la posibilidad de adquirir equipos nuevos para sus sistemas de envasado flexible, los fabricantes europeos dan prioridad a los costes de funcionamiento, mientras que a los productores norteamericanos les preocupa el coste inicial de compra; las empresas de la región Asia-Pacífico buscan la adaptabilidad definitiva a distintos tamaños de envase y materiales, mientras que el resto del mundo opta por la facilidad de uso (consulte el gráfico 1). La velocidad de las máquinas solo representaba un 8 % de las preocupaciones de los fabricantes internacionales.

En Bosch Packaging Technology, tratamos con detenimiento los problemas de la automatización con nuestros clientes actuales y potenciales de galletas. Existen tres áreas principales de preocupación a la hora de llevar la automatización al siguiente nivel:
El primer obstáculo es la escalabilidad. Para los fabricantes de galletas que dan sus primeros pasos en la automatización o prueban nuevos productos y mercados, las líneas completamente automatizadas pueden suponer un gran obstáculo a la hora de comenzar. Por eso hemos desarrollado distintas soluciones, desde las de nivel básico hasta las completamente automatizadas. Las empresas nuevas pueden empezar con las empaquetadoras de carga manual e ir incorporando paulatinamente sistemas de alimentación, montadoras de cajas de cartón y formadoras.
La forma más fácil de empezar es contar con equipos manuales secundarios y terciarios y situar el envasado principal automatizado en el núcleo del envasado de galletas. Todos los demás elementos se pueden automatizar en una fase posterior, lo que permite a los productores aumentar la producción en línea con las ventas.

El segundo motivo de preocupación es la adaptabilidad a distintos tamaños de paquete, formatos y materiales. Para algunos fabricantes de los mercados emergentes, la capacidad de reducir o aumentar el número de galletas por paquete cuando es necesario es una cuestión de supervivencia frente a la fluctuación de los costes de las materias primas. Para otros, la posibilidad de realizar promociones de temporada y ajustarse a las necesidades de los consumidores es un factor importante. Pero todos ellos desean que su sistema de producción esté preparado para el futuro.

Los productores de galletas deben considerar la facilidad con la que cambian entre los distintos tamaños y formatos de envase. Por ejemplo, cuando se diseñan sistemas de envasado, los alimentadores de depósito tradicionales limitan el número de galletas por pila al número de vías entrantes o a un múltiplo de ese número. El motivo de esto es que normalmente solo se puede extraer un número fijo de galletas por depósito. Para crear una pila de ocho, se necesitarían ocho depósitos, o cuatro si se extrajeran dos a la vez. Para crear una altura de pila que sea distinta de la cantidad de depósitos o su múltiplo, se requerirían cambios importantes en el sistema de envasado, p. ej., la implementación de canales vibratorios adicionales.

Sin embargo, las tecnologías innovadoras permiten disfrutar de una flexibilidad en el formato independiente del suministro de productos entrantes, lo que permite a los fabricantes cambiar la altura de pila, además de la configuración del envase, sin alteraciones en la línea de producción. La diferenciación de los productos en las estanterías aumenta gracias a la gran variedad de opciones ajustadas a las diversas necesidades de los segmentos de clientes a los que están destinados. Al mismo tiempo, ahora el envasado principal se puede adaptar fácilmente a distintas necesidades de envasado secundario y de final de serie, ya se trate de lotes listos para minoristas o de unidades de ventas ideales para el suministro semanal de galletas para la familia.

La facilidad de las transiciones permite a los productores reducir los errores de los operarios y el tiempo de inactividad mediante configuraciones repetibles y programables. Los cambios sin herramientas deben ser siempre la opción preferida por los fabricantes, sobre todo en las regiones que sufren de una falta de personal cualificado. Los innovadores cambios por "botón", por ejemplo, permiten realizar cambios en la altura de las pilas de galletas mediante modificaciones programables en las recetas.

El cumplimiento de los cambios es la tercera preocupación más importante para los fabricantes, porque se ven sometidos a una presión cada vez mayor para aumentar la seguridad de su cadena de suministro alimentaria debido a la nueva normativa internacional. Eso incluye la última norma de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria (FSMA, por sus siglas en inglés), publicada en septiembre de 2015. Su cumplimiento será obligatorio para las empresas con menos de 500 empleados en septiembre de 2017, situando el plazo final para los fabricantes más pequeños (con unos beneficios anuales inferiores a los 500 000 dólares) en septiembre de 2018. Los fabricantes de maquinaria de envasado trabajan codo con codo con los productores de alimentos para asegurarse de que los equipos cumplen con las normas reglamentarias más recientes.

La automatización de las líneas de producción hace que a los productores de galletas les resulte más fácil cumplir con requisitos higiénicos específicos, por ejemplo, limitando el contacto humano con el producto. Otros factores que hay que tener en cuenta son la facilidad de limpieza de los componentes, la accesibilidad y el diseño abierto de las máquinas. La reducción de la cantidad de cables, hendiduras y orificios en los que puede quedar atrapada la comida garantiza no solo la higiene de los sistemas sino la facilidad de mantenimiento y un aumento del tiempo de actividad y, por lo tanto, de la productividad.

Por Andreas Schildknecht, jefe de productos de Bosch Packaging Technology

z FNL Trademark 2015 newLACINGBEB

z PAN z PAC z INO

Nuevos Productos

baker perkins logo

|